ES | RU
Logo Vascular Barcelona

Acabar con las varices: ¿qué tratamientos existen?

Patología venosa. ¿Qué son las varices?

Principales tratamientos para la eliminación de las varices

Actualmente existen numerosos tratamientos para eliminar las varices y varículas (cirugía convencional, Endolaser, Radiofrecuencia, estrategia CHIVA). Todos ellos tienen sus indicaciones y la mayoría de ellos siguen requiriendo de un quirófano. Actualmente el tratamiento menos agresivo, menos incapacitante y que presenta más amplias indicaciones es la escleroterapia ecoguiada con espuma de polidocanol (EEEP).

La escleroterapia eco-guiada con espuma es el tratamiento de las varices menos invasivo descrito hasta momento ya que puede realizarse en una consulta médica y de forma totalmente ambulatoria, sin cirugía.

Para mayor información, a continución se describen detalladamente los tratamientos principales para la eliminación de las varices:

La cirugía convencional: operar las varices

Es conocida como convencional porque la operación de varices es el tratamiento más común entre la mayoría de cirujanos vasculares y es la que se ha venido realizando desde hace más años. La cirugía de varices se basa en la extirpación de todas las venas varicosas visibles así como de la vena safena interna o externa. Las venas safena interna y externa son venas situadas en la superficie de la pierna y suelen ser el origen de la mayoría de las varices. La operación de varices cada vez está más en desuso, tanto por su planteamiento radical como porque técnicas menos invasivas están igualando resultados con menor agresividad.
Tipo de anestesia. Raquídea o intradural: Mediante un pequeño pinchazo a través de la columna se consigue la anestesia de la extremidad. Ello favorece al cirujano trabajar con comodidad y al paciente le evita las molestias de los continuos pinchazos de la anestesia local.
Inicio de actividad. Si bien el inicio de la deambulación (empezar a caminar) es muy precoz (2 a 3 horas tras la intervención), conviene seguir un postoperatorio de varios días (7 a 15 días) durante los cuáles se deben seguir una serie de consejos médicos que se detallarán más adelante. La incorporación a la vida laboral se calcula entre 10 a 20 días.
Desventajas. Es una cirugía agresiva ya que extirpa gran cantidad de venas, algunas de las cuáles podrían tener un papel importante en el futuro. En ocasiones, si bien a corto plazo el resultado es excelente, si el paciente presenta una recidiva (florecimiento de nuevas varices) el tratamiento de éstas es difícil y nuevamente debe ser radical.

La estrategia hemodinámica o técnica CHIVA

Este procedimiento se basa en los conocimientos que nos brinda el estudio ECODOPPLER (prueba diagnóstica indolora que nos muestra el funcionamiento del sistema circulatorio).
Mediante esta exploración, que nos muestra el funcionamiento venoso en condiciones reales, podemos plantear una estrategia terapéutica menos agresiva, conservadora y que favorece la reincorporación a la vida normal de forma precoz.
Previamente a la intervención se procede al marcaje o cartografía del sistema venoso, donde se marcarán cuáles son los puntos de abordaje de la pierna. El objetivo principal es mantener permeables la vena safena interna y/o externa para asegurar el correcto drenaje venoso.
Tipo de anestesia. Local simple o local con sedación. Consiste en realizar diferentes punciones con una aguja de fino calibre introduciendo en las zonas marcadas el anestésico local. Últimamente se ha incorporado el procedimiento de anestesia por tumescencia que evita la punción repetida. Lo óptimo es complementar esta anestesia con la sedación del paciente haciéndose muy confortable para el enfermo.
Inicio de actividad. Inmediata. Se considera que parte del tratamiento consiste en caminar inmediatamente después de la intervención. La incorporación a la vida laboral depende de cada caso y de la extensión de las pequeñas heridas. Pueden darse casos de incorporación en 1 día o en hasta 10-15 días.
Desventajas. En ocasiones, se considera oportuno realizar el tratamiento en dos tiempos. La propia filosofía de la estrategia obliga a realizar controles frecuentes (al menos una vez al año).

Los tratamientos endoluminales (Endolaser y Radiofrecuencia)

Estos tratamientos se basan en la esclerosis o fibrosis del interior de la vena safena interna o externa mediante la aplicación de un sistema de oclusión endoluminal (dentro de la pared del vaso).
Tanto el endoláser como la Radiofrecuencia pretenden evitar el arrancamiento de la vena safena interna y actúan previa cateterización de la vena (introducción de un catéter en el interior de su luz) y posteriormente liberan energía en forma de calor provocando la quemadura de su interior, trombosis del contenido hemático y posteriormente el retraimiento de sus paredes. Finalmente se colapsan sus paredes y se fibrosan.
Este procedimiento es un equivalente a la terapéutica convencional aunque con ella se evita la agresión por arrancamiento de la vena safena y además se evitan determinadas heridas.
Tipo de anestesia. Puede ser con anestesia local-tumescente y sedación o con anestesia raquídea.
Inicio de actividad. Puede ser muy precoz. La incorporación a la vida laboral depende de cada caso de la extensión de las pequeñas heridas. Pueden darse casos de incorporación en 1 día o en hasta 10-15 días.
Desventajas. No todos los pacientes son tributarios de este tratamiento. Es necesario reunir una serie de requisitos para ser intervenido mediante Endolaser o Radiofrecuencia, ya que al ser necesario introducir un catéter dentro de la vena no todos los pacientes presentan venas que lo permitan.
Al procedimiento de la ablación de la safena se debe añadir la extirpación de los paquetes venosos acompañantes, por lo que son técnicas parcialmente poco invasivas.

La escleroterapia

Se trata de hacer desaparecer las varices mediante pinchazos repetidos en los que se introduce un agente irritante y esclerosante. La espuma de uso común tiene como limitaciones importantes un determinado volumen y concentraciones.
Si bien la utilización de la esclerosis es un procedimiento muy conocido y con larga historia, la utilización de los productos en forma de espuma ha representado un importante avance en sus resultados. Esta espuma multiplica el efecto irritante del producto inyectado favoreciendo la más rápida y efectiva oclusión por espasmo de la variz a tratar. Este procedimiento es de mucha utilidad en el tratamiento de las varices recidivadas. Encontrará información más detallada sobre este tratamiento sin cirugía contra las varices en el apartado la escleroterapia.
Tipo de anestesia. No es necesaria ya que las infiltraciones se realizan con una aguja de muy fino calibre.
Inicio de actividad. No requiere interrumpir ningún día las actividades o hábitos de vida normales. Únicamente se recomienda no bañarse en la playa o en piscina los días consecutivos al tratamiento.
Desventajas. La espuma fabricada mediante Método Tessari tiene algunas limitaciones en volumen y concentración. Si bien es bastante segura, se han publicado complicaciones relacionadas con la embolia gaseosa (el gas inyectado puede pasar a la circulación arterial y provocar embolias). Este hecho es extremadamente raro, pero existe. Tiene indicaciones concretas y es necesario plantear el tratamiento de forma continuada.
Para tratar las varículas, arañas o telangiectasias los tratamientos más efectivos son la escleroterapia tradicional asociada al láser percutáneo.

Esclerosis estética

La esclerosis estética consiste en disimular o hacer desaparecer las pequeñas vénulas, arañas vasculares o telangiectasias mediante un método poco agresivo. Se basa en realizar inyecciones en el interior de las venas para que el material esclerosante, produzca una reacción inflamatoria intraluminal (en el interior de la vena) consiguiendo que la sangre circulante se coagule o trombose. El resultado que se persigue es el colapso de las paredes del capilar y por tanto se acaben disimulando paulatinamente las pequeñas vénulas y arañas vasculares.
Los resultados varían en función del tipo de vasos a tratar, la región, el tipo de piel del paciente, la pigmentación de la misma y la sensibilidad individual. Por ello, y como sucede con la casi totalidad de procedimientos médicos, es imposible garantizar un resultado y la total ausencia de efectos secundarios.
Recientemente se ha incorporado el láser percutáneo, cuyas óptimas indicaciones están en la aplicación sobre las varículas más finas (aquellas que no pueden ser pinchables dado su pequeño diámetro) y en las venas residuales que han seguido tratamiento esclerosante clásico y que no han desaparecido por completo.
El efecto que produce el láser es el calentamiento y trombosis del interior de la vena logrando la trombosis de su interior. Este tratamiento permite tratar vasos de muy pequeño calibre que son imposibles de pinchar. También es necesario efectuar repetidas sesiones para obtener los resultados deseados.
La experiencia nos ha demostrado que los mejores resultados se obtienen asociando estos dos procedimientos esclerois + láser percutáneo.

La escleroterapia es una técnica indicada para la eliminación de todo tipo de varices.

Transiluminador
Transiluminador
Jeringuillas para la espuma esclerosante
Jeringuillas para aplicación de espuma esclerosante
Aplicación del tratamiento de las varices con escleroterapia con espuma de polidocanol que no necesita cirugía alguna, bastan unas simples punciones
Escleroterapia ecoguiada con espuma
Radiofrecuencia y espuma esclerosante, tratamiento real a un paciente con varices
Vídeo tratamiento radiofrecuencia
CLÍNICA VASCULAR Barcelona. Oliana, 27 08006 Barcelona · Tel. 93 209 90 23· info@vascularbarcelona.com · Condiciones de uso | © 2011 TANDA